Los radicales libres son moléculas que pueden causar estrés oxidativo en el cuerpo, un fenómeno ligado a diversas enfermedades crónicas como las cardiovasculares, neurodegenerativas, diabetes y cáncer. Según expertos, estos radicales son responsables también de acelerar el proceso de envejecimiento al dañar la estructura química de nuestras células.

Frente a esta amenaza, emergen los antioxidantes, poderosas moléculas que neutralizan los efectos nocivos de los radicales libres. Estas sustancias se dividen en endógenas, producidas naturalmente por nuestro cuerpo, y exógenas, obtenidas de fuentes externas como los alimentos. Alimentos ricos en glutatión, como espinacas, huevos, brócoli, aguacate y ajo, son fundamentales en la dieta para reforzar nuestra defensa antioxidante.

Además de la dieta, los suplementos pueden jugar un papel crucial en mantener un balance saludable entre antioxidantes y radicales libres. Nutricionistas destacan la importancia de cuatro antioxidantes clave —glutatión, superóxido dismutasa (SOD), coenzima Q10, y catalasa— para preservar la integridad celular y promover la salud a largo plazo.

Consejos de expertos sugieren incorporar una dieta variada y equilibrada, rica en nutrientes esenciales para la actividad de estas enzimas antioxidantes. Además, un estilo de vida activo y técnicas adecuadas de manejo del estrés son igualmente importantes para optimizar nuestra salud antioxidante.

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *